jueves, 25 de junio de 2015

Ecos de un latido

Vida, debiste caer en tierra fértil

no en esta, cegada por la amargura,
donde las raíces enferman y se pudren.

Amor, has llovido en tierra ya húmeda
y poco a poco se va ahogando el suspiro,
en pálido beso de lápida fría del sentimiento.

Paz, eres la última ilusión de un alma
desgastada de tanta emoción apretujada,
un limbo es lo que necesito, el silencio pleno.

Muerte, mi fiel amiga de la revancha,
de la oportunidad convenida por aquellos
que son importancia en mi historia.

Tiempo, el que se me escapa día a día,
y del que quisiera sea agua cristalina,
cuenco donde germine mi palabra...

Si acaso el eco de mi latido algún día se entienda.


25.06.15