viernes, 30 de enero de 2015

Contrapuntos





HASTA QUE SEAMOS - II
(serie : "De mis versos escondidos")
- Soneto -

No callaré en silencios cuando gritan
los años escurridos por mi alma
ni lloraré a mis lluvias en la calma
de unas tardes juzgadas que tiritan.

Te seguiré acudiendo si me invitan
las horas de tus ojos, de tu palma,
amándote amarrado a nuestra enjalma
de recuerdos que nunca nos imitan.

Y en la piel que se arruga cada instante,
te entrego un beso joven de mi anhelo
con la mirada viva y refrescante,

jurando siempre amar tu cano pelo,
tu lento caminar, ser ese amante
hasta morir mirándonos un cielo...



©Juan José Cautivo®
27.03.10

Viejos... por siempre juntos
sembrando estas edades con asuntos,
con la distancia cerca en contrapuntos...

amándote mujer... sin hacer puntos...

A ti... que me tienes en tu corazón
gracias por hacerlo así... gracias por esa razón
y por darme a escribir mi inspiración...


©Juan José Cautivo® 




LO QUE TÚ DESCONOCES
  
Algunos desconocen
el por qué del brillo
que titila en mis enamorados ojos.
Alegan que es la belleza
de un maduro dorso,
o tal vez una mirada
que me cruza y deja fulminada,
otros arguyen que lo atractivo
está en su voz,
que por su dulzura
me converge hacia el amor.

Y es que muchos excluyen
como rasgo querible,
lo bello, de un rostro marchito
sobre lo amorfo de un cuerpo ajado,
cuyo marco encanecido
va alisado, por unas arrugadas manos.

Yo adoro, esas grietas profundas
que en su frente lucen delineadas,
amo lo pliegues que en sus párpados
lo obligan a mantener sus ojos casi cerrados.

La curvatura de su espalda
que bajo la nuca aprieta,
el constante cansancio
de todos sus años.

Desconocen sí,
ellos no reconocen
¡cómo me enamoró ese hombre!,
Con sus otoñales días
plenos de tiernas porfías,
con su tímido ademán
sobre mi hombro al andar.

Que en mi ánimo provoca
la pasión más dulce y loca,
de tenerlo y darle abrigo,
descargarle las angustias
con mis caricias mustias.
Porque ambos hemos aprendido,
que en la vejez nos aguarda
¡Ese paraíso prometido!.


©Maricruz Díaz®
15.06.10