martes, 20 de enero de 2015

Sin cincha


Para amarte arrojo la fusta, 
la rienda y el cincho,
pues no se trata de dominarte,
es la simplicidad del equilibrio.

Amarte es un alto riesgo, 
donde no existe seguro
para jinetera avezada,
ni en plena riada
de brioso equino.

Aquí, los flujos son torrentes, 
espasmos,  oleaje, 
ágiles corcoveos 
que no dejen que terminemos
desbarrancados.



22.03.14